Saltar al contenido
Pagarés Bancarios

Diferencias entre pagaré a la orden y no a la orden

Los pagarés a menudo son usados como un medio de pago eficaz por las empresas españolas, ya que facilitan enormemente sus transacciones comerciales y además tienen diversas ventajas añadidas, entre ellas esta la ventaja de poder conseguir una financiación por medio del descuento de pagarés.

Aunque todos los pagarés pueden resultarnos similares, existen varias diferencias. Existen varios tipos que varían en función de la forma elegida en el momento de su emisión y que hará otorgarles diferentes características, algo que nos resulta importante conocer. A continuación vamos a presentarle las cuatro diferencias más significativas que podemos encontrarnos entre los pagarés a la orden y los pagarés no a la orden:

Principales diferencias entre pagarés a la orden y los pagarés no a la orden

  • Endoso. El pagaré a la orden puede ser endosado mientras que en el pagaré no a la orden no es posible el endosamiento, sino que obligatoriamente debe que ser transmitido mediante una cesión de crédito. En el primer caso que nombramos (pagaré a la orden) facilita notablemente la utilización del pagaré pudiendo lograr financiación con antelación de la fecha estipulada de cobro.
  • Necesidad de notificación. Para la transmisión de un pagaré a la orden no es necesario que esta sea notificada al firmante, por el contrario en la cesión de un pagaré no a la orden siempre ha ser comunicada obligatoriamente al emisor por medio de un burofax o ante un notario. Por lo tanto, la transmisión del pagaré no a la orden es más difícil y provoca un sobre coste en el proceso de cobro.
  • Cobro por vía ejecutiva. Una de las principales ventajas de los pagarés a la orden es lo sencillo que nos resultará el proceso en el momento de reclamar el cobro, o cuando el documento sea impagado por parte del emisor. El poseedor de este pagaré, para ello, tras tratar de formalizar el cobro de forma amistosa, puede recurrir a la vía ejecutiva. Esto le garantizará un recobro mucho más rápido y efectivo practicamente en la mayoría de los casos. Por el contrario, cuando hablamos de un pagaré no a la orden, el receptor de este pagaré pierde toda posibilidad de reclamar el pago del mismo por medio de la vía ejecutiva.
  • Impuestos y tasas. A diferencia de los conocidos pagarés a la orden, los pagarés no a la orden no poseen la obligación de tributar por el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, ya que con este sistema de pago no se realiza la función de giro, ni incluso cuando tratamos en una operación de descuento de pagaré. Al ser pagarés libres de timbre, los costes de estos siempre resultarán inferiores.